in ,

¡A nuestro país no le puede faltar actitud!

Las palabras construyen mundos. Tenemos que cambiar cómo hablamos para cambiar nuestra realidad. Si estoy constantemente en la “queja”, la “excusa”, (la “pálida” como le decimos en el Río de la Plata), en la negativa, muy difícilmente mi situación actual vaya a cambiar. Los seres humanos no somos víctimas de lo que nos sucede. El gran sistema que nos engloba apenas sabe que nosotros existimos. Por ende, sería muy soberbio pensar que este sistema nos apunta constantemente a nosotros, un individuo, con negatividad. Lo que sí podemos ser es actores determinantes en esta realidad, es decir, decidir activamente qué hacer frente a los impulsos y contextos, ya sean negativos o positivos, que recibimos y mediante estas acciones alterar nuestra realidad.

Las decisiones arrancan ni bien uno se levanta. Cuando salís de la cama y te das una ducha y después te afeitás (o te arreglás el cerquillo), o desayunás, te podés decir a ti mismo: “tengo que ir a resolver los problemas de mi empresa, o tengo que estudiar para este examen que no me va a servir de nada salvar”. Sin embargo, podés levantarte y pensar, por el contrario: “hoy tengo la oportunidad de lograr tal acuerdo, sería genial conseguir estos clientes. Estaría bueno que me vaya bien en la prueba ya que me acercaría a la exoneración de la materia”. Estas decisiones en nuestra manera de pensar terminan condicionando por completo nuestra realidad.

¿No te gusta el profesor que te tocó? No importa. Lo importante es decidir ser mejor estudiante. ¿No estás conforme con tu jefe? Tampoco importa, ya que no debería ser impedimento para que tú decidas dar tu máximo potencial. Todos tenemos algo para mejorar, algo para hacer. Darse cuenta de esto es fundamental para salir de las “pálidas”, de la negatividad constante. Para hacernos cargo y cambiar nuestra propia realidad. Esto se llama actitud y no depende del contexto, ni del clima ni del gobernante de turno. Depende únicamente de nosotros mismos. Nos puede faltar cualquier cosa, menos la actitud.

No te pierdas lo mejor de No Más Pálidas

Suscríbete para recibir más contenido Anti-Pálidas a tu inbox.

Thank you for subscribing.

Something went wrong.

What do you think?

17 points
Upvote Downvote

Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Loading…

0

Instantes

Saboreando las golosinas