El fin de semana pasado, tuve el gusto de facilitar el taller “No más Excusas”, creando la “Cultura de la Ejecución”.  Qué queremos decir con Ejecución?

Ejecución es la disciplina de hacer que las cosas pasen, como se titula el libro de Bossidy y Charan (Execution. The discipline of getting things done). En el taller, ayudamos a los participantes a identificar las excusas mas usadas (parte del folklore nacional / latinoamericano) y los ayudamos a eliminarlas y a tener la disciplina de lograr resultados. Al final de cuentas, hacer que las cosas pasen es una decisión y requiere, nuevamente, liderazgo.  Según Jack Welch (ex CEO de General Electric, sin dudas, el ejecutivo más admirado) los buenos líderes se diferencian por varios factores, pero si hay que elegir uno es su capacidad de ejecución. Las ideas pueden ser maravillosas, es más, la estrategia puede ser la mejor, pero de nada sirven si no hay ejecución. La definición que da Jack Welch sobre estrategia habla por sí misma: “In real life, strategy is very straightforward. You pick a general direction and implement like hell” – “en la vida real, la estrategia es muy directa. Uno elije un rumbo aproximado y ejecuta a muerte” (mi traducción libre).

Pero, desgraciadamente, muchas cosas se quedan ahí, en la idea. Y después las excusas florecen. Las explicaciones de porqué no ocurren las cosas florecen. Mucha gente se transforma en especialista de la excusa, explicando a troche y moche las razones porqué las cosas no ocurren. Echando culpas a terceros y hasta eventualmente a la alineación de los planetas. Por eso la capacidad de ejecución lo es todo. La capacidad de hacer que las cosas pasen, sin disculpas, sin excusas, lo es todo.  Y la ejecución requiere una cosa decepcionantemente simple: disciplina. Algo de lo que muchas personas carecen y, como la disciplina no es algo sexy (no estamos hablando de creatividad o innovación) la cosa no genera la atracción necesaria. Sin embargo, esa es la diferencia entre los que logran y los demás. Ese seguimiento tenaz de los resultados, es la diferencia (ver Los Tenaces en este blog). Y por eso hay logros diferentes en las diferentes personas, organizaciones, sociedades, países. Esa actitud de Responsabilidad, como escribí en “No Más Pálidas”, es la diferencia. Es la actitud de superar las circunstancias y hacerse cargo de su propio destino, adueñarse de la acción que conduce al logro de los resultados deseados. Sin excusas.


Comments