in

Creer para Ver

Creer para Ver | Ver Otras Historias

(Seudónimo: Ady)

Crecí en una familia humilde, honesta y trabajadora. Mis viejos además de unirse con un propósito en común, como fue cuidarnos y educarnos, también nos trasmitieron, ACTITUD para afrontar la vida.

Me casé con 22, divorcié con 25 y una hija de tan sólo un añito. Como recurso económico, dictaba clases particulares pero mis ingresos no eran suficientes, así que volví a la casa de mis viejos. Trabajé en una organización como auxiliar de servicio, en calidad de suplente, con convocatorias sujetas a las faltas. Después de dos años, tuve la oportunidad de realizar tareas administrativas. Fueron 4 años circulando por varios sectores y aprendí muchísimo, hasta el cese de la misma que reportaba a la Dirección Técnica. Luego, trabajé como administrativa en COSEM, donde además, vendí alimentos elaborados por mí. Fueron años de mucho esfuerzo para alcanzar mi presupuesto.

Sentía la necesidad de independizarme, de construir literalmente nuestro propio hogar. Viví con angustia aquella decisión, porque sentía miedo, a no poder, a fracasar, a equivocarme. Cuando nos mudamos, mi madre me dijo,” más vale arrepentirse de lo que hiciste,  que de lo que nunca te atreviste a hacer” Entonces pensé: Si no lo hago yo, quién lo va a hacer por mí? Y salté el trampolín.

Luego, concursé en mi trabajo y quedé con un cargo de Sub Jefa, donde el sueldo me permitió, dejar de cocinar para afuera. Hoy, tengo 39 años y una señorita de 15. Siempre fue una gordita divina, tranquila, un poco mandona, segura de sí misma y con marcadas habilidades histriónicas. Inteligente, tenaz, extrovertida, soñadora. Cierro los ojos y parece que la veo con su túnica a cuadros, la bolsita de la merienda bordada con su nombre, sus bucles, suecos rojos que adoraba y una muñeca en sus brazos a quien cuidaba y rezongaba de vez en cuando. Recuerdo un día, de asiento a asiento en el ómnibus, me gritó: Mami, ya sé lo que quiero ”ser” cuando sea grande. Que vas a ser? Le pregunté y me respondió: voy a ser mamá y también maestra. Divina la gordita.

A los 8 años, en el chequeo médico anual, se define sobrepeso y el pediatra le indica estudios para descartar posibles daños al organismo. El diagnóstico fue: Esteatosis  hepática: filtración de grasa en el hígado. Esto significa un hígado graso e implica revertir lo antes posible para evitar en su adultez joven enfermedades de tipo cardiovascular. Conté con ayuda multidisciplinaria, gastroenteróloga, nutricionista, endocrinóloga y psicóloga. Ellos me asesoraron de una posible punción de hígado para determinar la existencia de fibrosis hepática: necrosis del tejido. El AMOR y la contención que recibí de mis padres fueron la gasolina para mantener mi motor encendido.

Me enfrenté al mayor desafío de mi vida, tenía que poder ayudarla utilizando la mejor estrategia. Lo primero que hice fue sentarme con ella y explicarle el objetivo que teníamos que cumplir: bajar de peso aprox. 10 Kilos. Le dibujé en una hoja el aparato digestivo, enseñé sus órganos, las funciones de cada uno y en ese sentido entendiera la importancia de cuidar nuestro cuerpo y la responsabilidad que teníamos sobre ello. Le expliqué que del mismo modo que teníamos que curar la rodilla cuando se lastimaba, para ayudar a la formación piel nueva,  su hígado se encontraba lastimado y teníamos que cuidar sus ingestas para poder curarlo.  Esto  no es un tema de estética, le dije, es un tema de salud. El plan consistía en cambiar los hábitos de alimentación realizando una dieta balanceada y hacer ejercicio diariamente.

Hicimos un cronograma de actividades para poder visualizar lo que estábamos haciendo y a su vez motivar su entusiasmo. Generé compromiso y fortaleza en ella misma para poder alcanzar la meta. Mucho AMOR para acompañarla, paciencia para comprenderla poniéndome en su lugar y así enseñarle a elegir inteligentemente lo que comía. Buscamos juntas poder hablar de los momentos difíciles que vivía en los recreos. Tenía un día libre para la merienda, el resto de la semana llevaba alternado, fruta, yogurt y barrita de cereales. Los alimentos los clasificamos con los colores del semáforo, dándole el mismo significado: los rojos eran los más peligrosos, los amarillos los que debemos prestar atención en las cantidades y los verdes los de pase libre. Cambié el tamaño de los platos para que continuara viéndolo como siempre, ahora en menor proporción. Conseguí prestada una bicicleta fija para utilizar durante los días de lluvia o mucho frío. Siempre digo que los niños son auténticamente crueles en decir verdades, y en ese sentido también tuvimos que trabajar juntas las etiquetas que le habían puesto o las burlas que recibía y hacer lo imposible para que lograra manejar la angustia y la frustración.

Comenzamos la dieta al mismo tiempo que caminábamos de lunes a viernes, media hora al inicio, hasta llegar a una hora. Fueron épocas de mucho esfuerzo, físico y emocional. Antes de ir a los cumpleaños le preparaba un popurrí de frutas para evitar tentaciones a las que luego se arrepentiría. La tentación se logra evitar, cuando existe el compromiso genuino y la honestidad con uno mismo, antes que con los demás. El lema fue: Ante todo la VERDAD. Equivocarnos con el propósito de APRENDER. Los resultados fueron increíbles! Pasados tres meses, no fue necesario hacerle la punción, los valores en sangre de colesterol y triglicéridos disminuyeron y la función hepática estaba mejorando. Transcurridos dos años del diagnóstico, obtuvo el alta porque el hígado estaba sano. Creció emocionalmente fuerte gracias a la dedicación y amor que siempre recibió. Hoy pasaron siete años y continuamos trabajando juntas para evitar que el hígado se dañe nuevamente. Padece de Dislipemia: mal metabolismo en las grasas lo que implica cuidar de ello, permanentemente. Lo estamos logrando día a día…queda mucho por hacer. Hoy se encuentra fortalecida y está yendo a ALCO. He sido perseverante para sostener el plan. Flexible y comprensiva para poder acompañarla.

No te pierdas lo mejor de No Más Pálidas

Suscríbete para recibir más contenido Anti-Pálidas a tu inbox.

Thank you for subscribing.

Something went wrong.

What do you think?

17 points
Upvote Downvote

Comments

Leave a Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Loading…

0

Demasiada vida para un solo hombre

SER INTELIGENTE ES PENSAR PRIMERO EN EL EQUIPO