Educar para la vida

Por Eva Sade

 

Hace ya varios años decidí ser voluntaria de la Fundación Logros (www.fundacionlogros.org.uy). Para los que aún no conocen a la Fundación les cuento que comenzó a trabajar en 1996 y que promueve la creación de huertas orgánicas en invernáculo utilizando la huerta como herramienta para el desarrollo sustentable.

La misión de la Fundación Logros es: “Contribuir al desarrollo social sustentable tomando como punto de partida del desarrollo personal, a través de procesos educativos formales y no formales”. Los objetivos son:

“ Ejecutar programas socio-educativos dirigidos a niños, jóvenes y adultos, promoviendo la participación y la creatividad personal y el involucramiento de sus comunidades”.

“ Fomentar el desarrollo de la responsabilidad social a través de acciones de capacitación, difusión y sensibilización”.

“ Promover la generación de alianzas y redes como instrumentos básicos para el desarrollo social y cuidado del medio ambiente”.

Hoy re-elijo este voluntariado sin dudarlo. Actualmente puedo sentir que somos parte de un todo, un eslabón de la cadena de la vida, y eso es lo que hace que lo que ocurre a nuestro alrededor tenga sentido. 

En más de una ocasión he mencionado a Wangari Maathai, Premio Nobel de la Paz, una keniata que plantando árboles supo aunar el cuidado del planeta y de la gente, y recuerdo perfecto cómo me impacto su trabajo que relacionaba el medio ambiente y la comunidad.

Hoy, como el primer día, me conmueve cuando escucho los testimonios de los chicos que aprenden de la mano de sus maestros en y con la huerta, a enfrentar la adversidad, a hablar de biología con una seguridad que sólo la brinda la experiencia vivencial, a ver que son capaces de visualizar la necesidad de la diversidad para que una huerta tenga éxito. Si extrapolamos estos aprendizajes en la escuela, nos hacemos conscientes de que estamos educando para la vida. Creo en la educación como única opción de salir adelante, pero cada vez más creo en una educación práctica y Logros ofrece una herramienta muy valiosa a la hora de educar.

En tal sentido los programas que desarrollamos permiten mejorar la calidad de los procesos de aprendizaje de todo el ciclo escolar, mejorar la calidad del régimen nutricional de los escolares, promover mecanismos de participación ciudadana, establecer marcos institucionales para la descentralización de políticas públicas, apostar a la integración social promoviendo una mejora de la calidad de vida de los actores involucrados.

Ser un eslabón en la cadena de la vida, contribuyendo de alguna forma a la comunidad de la que formo parte, y que en el futuro pertenecerá a nuestros hijos, a la vez de brindarme armonía y bienestar, me impulsa a continuar colaborando con la Fundación.

Como dijo en una ocasión Wangari Maathai: “La experiencia me ha enseñado que servir a los otros tiene sus recompensas. Los seres humanos pasamos tanto tiempo negando a otras personas. Sin embargo, ¿quiénes son los que nos inspiran, incluso después de muertos? Quienes sirvieron a otros que no eran ellos”. 

Artículos relacionados:

Fundación Logros

Abrazos

 

Imagen: Niños de la Fundación Logros creando un parque de árboles nativos (www.fundacionlogros.org.uy)

Comenta con Facebook

Únete a nuestra lista

Suscríbete para recibir más contenido Anti-Pálidas a tu Inbox (No te preocupes, no enviamos muchos e-mails, y siempre te puedes borrar.)

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

Join the discussion One Comment

Leave a Reply

Educar para la vida

Send this to a friend