in ,

El viejo y el mar

 

Por Carlos Pacheco

En 1953, hace 60 años, la novela  “El viejo y el mar”, de Ernest Hemingway (1899-1961), recibió el Premio Pulitzer de literatura. El Pulitzer es el premio más importante en literatura, periodismo y composición musical de los Estados Unidos.

Esta novela es una obra breve, de poco más de 100 páginas de extensión. El protagonista es un viejo pescador que desde hace muchos días no logra pescar y un día sale solo al mar dispuesto a lograrlo. Comienza así:

“Era un viejo que pescaba solo en un bote en el Gulf Stream y hacía ochenta y cuatro días que no cogía un pez. En los primeros cuarenta días había tenido consigo a un muchacho. Pero después de cuarenta días sin haber pescado los padres del muchacho le habían dicho que el viejo estaba definitiva y rematadamente salao, lo cual era la peor forma de la mala suerte, y por orden de sus padres el muchacho había salido en otro bote que cogió tres buenos peces la primera semana”.

Luego el autor agrega: “Todo en él era viejo, salvo sus ojos; y estos tenían el color mismo del mar y eran alegres e invictos” y unas líneas después dice: “Muchos de los pescadores se reían del viejo, pero él no se molestaba. Otros, entre los más viejos, lo miraban y se ponían tristes”.

En esta novela nos encontramos con un anciano pobre, al final de su vida, físicamente débil, que se aleja muchos kilómetros de la costa y navega a mar abierto para hacer lo que mejor sabe hacer: pescar. Al salir al mar, se enfrenta con el propio mar, las inclemencias del tiempo, y con peces, tiburones y otras especies, que están en su hábitat natural. El viejo sólo tiene un pequeño barco, sus elementos de pesca y sus conocimientos de la vida, del oficio de pescador, del mar y de los animales marinos a los que quiere capturar.

Lo emocionante de la historia es observar la precariedad de ese hombre: viejo, débil e indefenso, que se enfrenta a enemigos muy superiores a él, pero que dispone de capacidades que juegan a su favor: su inteligencia, su voluntad y su conocimiento. Se percibe claramente que el viejo tiene todas las de perder, pero al mismo tiempo el lector acepta que hay alguna posibilidad de que lo pueda lograr. Y esa posibilidad se basa exclusivamente en el hecho de que es un hombre y que cuando la condición humana se pone en juego puede ocurrir cualquier cosa.

En un momento el viejo se lamenta:

“Ojalá hubiera traído una piedra para afilar el cuchillo –dijo el viejo después de haber examinado la ligadura en el cabo del remo–. Debí haber traído una piedra”.

Pero luego se corrige a sí mismo y dice: “Debiste haber traído muchas cosas –pensó–. Pero no las has traído, viejo. Ahora no es el momento de pensar en lo que no tienes. Piensa en lo que puedes hacer con lo que hay.”

Hay mucho para destacar en el libro. Primero, el libro en sí mismo, escrito de forma sencilla y magistral. Hoy es considerada una de las mejores novelas del siglo XX y fue clave para que en 1954 Hemingway recibiera el Premio Nobel de Literatura.

Otra cosa a destacar es la relación entre el viejo y el muchacho. Es una mezcla de respeto, amor y cuidado recíproco, a pesar de que son dos hombres rudos, dos hombres de mar.

Quizás lo más destacable es que el libro es una muestra de  la voluntad humana y de lo que esta puede lograr. Hemingway escoge como personaje a un hombre común, a un viejo pescador, quien a pesar de los años, el cansancio y la mala suerte, no pierde la alegría ni la esperanza, y da todo de sí para lograr su objetivo: pescar un enorme pez, el más grande de todos. 

 

Artículos relacionados:

Harry Potter y el arte de aprender del fracaso

Hacer lo que uno ama a pesar de todo

 

Imagen: Escena de la película “El viejo y el mar” (1958), con Spencer Tracy

The Old Man and the Sea - inside

No te pierdas lo mejor de No Más Pálidas

Suscríbete para recibir más contenido Anti-Pálidas a tu inbox.

Thank you for subscribing.

Something went wrong.

What do you think?

17 points
Upvote Downvote

Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Loading…

0

Un regalo de esperanza

Diez Frases Sobre Mejora Continua