in

Fffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffff

“Fffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffff” (o A llorar al campito (*) ) | Ver Otras Historias

(Seudónimo: limónmucha)

-“La queja aleja” -le dijo un quejoso a otro quejoso.

-Dejá de decir estupideces… ¿Querés? –se quejó el otro como no podía ser de otra manera.

Y antes de que apareciera una nueva queja los dos salieron expulsados… eyectados… despedidos. Pero nadie los despidió. Y se sintieron solos  mientras volaban por los aires hacia vaya a saber uno dónde. “Ffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffff” , refunfuñaron en pleno vuelo. Luego, aterrizaron de cabeza al piso y, testarudos más que nunca, se siguieron quejando. Se quejaron por el vuelo, por su soledad,  por el aterrizaje, por la dureza de la tierra.

-Al fin y al cabo uno no se puede quejar tranquilo. –dijo uno y volvió a alejarse a la fuerza y con la fuerza de una flecha. “Fffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffff”

-Claro, yo le presto la oreja… Me hace explotar la cabeza y se va disparando como hombre bala. – Se quejó el otro y también se alejó como rata por tirante. “Fffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffff”

Esta vez cayeron de traste en un pantano oscuro y viscoso. “Plaf plaf” se escuchó y los quejosos salieron refunfuñando.     Cada uno caminó por su lado, pero al rato empezaron a extrañarse. Caminaron sin rumbo durante muchas horas. Cuando lograron encontrarse, uno le dijo al otro:

-Se puede saber a dónde te habías metido.

-Mejor decime vos a dónde te habías metido.

Y sí… Otra vez… “Fffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffff”

Está vez le costó mucho rencontrarse… Pero cuando digo mucho es mucho…

Por miedo a los “Fffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffff” cada uno por su lado decidió cerrar la boca… El silencio les hizo entender que eso de que “la queja aleja” era una verdad verdadera… Pero ya era tarde… ¿Tarde? Siguieron caminando… Arrastrando los pies que eran de plomo. Arrastraron la angustia que les provocaba la distancia. Lloraron. Tanto lloraron que inundaron el pueblo.

-“Andá a llorar al campito” –se quejó un vecino que se quejaba del agua que brotaba de los ojos de uno de los quejosos. El vecino desapareció de golpe… “Fffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffff” Al segundo, aterrizó al otro lado del pueblo. Con un susto de aquellos y, sin entender nada, se quedó petrificado como estatua. A lo lejos vio acercarse al otro quejoso, que al igual que su  amigo seguía llorando. Le dijo… “Andá a llorar al campito” pero esta vez no lo dijo como queja sino como consejo. “Gracias” fue la respuesta del quejoso y siguió su camino rumbo al campito. Cuando llegó, descubrió a su amigo que ya no se quejaba… Solo estaba ahí pálido como una hoja de papel. Se abrazaron y otros seres pálidos (y llorones) se sumaron al abrazo… Fue un impulso como lo fueron los “Fffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffff” pero nadie se preguntó nada. Sólo se abrazaron hasta que el calor del encuentro les borró la palidez del rostro ( y de todo el cuerpo)

-No más pálidas –sugirió el vecino que tampoco se volvió a quejar. Y el abrazo se transformó en apretón de manos…. Y  el apretón de manos en ronda… y la ronda en carrusel… y todos giraron y giraron…  Y giraron…. Y la inundación fue tragada por las gritas que alguna vez los quejosos le hicieron a la tierra con sus cabezas. El sol brilló como ojos de enamorado y el cielo se volvió amarillo. ¿Amarillo? Sí, amarillo.

Como copos dorados cayeron limones desde las alturas ¿Limones? Sí, limones.

Todos se acordaron del refrán y, en lugar de quejarse, comenzaron a fabricar limonada.

Ya nadie va a llorar al campito… Ahora van a buscar calor de amigos… Y cuando el calor es mucho, se refrescan con jugo de limón. 

(*) Refrán rioplatense. Esta expresión es conocida en España como “Ve a llorar a la iglesia”. En algunos países de Latinoamérica se la conoce como “A llorar al cuartito”

No te pierdas lo mejor de No Más Pálidas

Suscríbete para recibir más contenido Anti-Pálidas a tu inbox.

Thank you for subscribing.

Something went wrong.

What do you think?

17 points
Upvote Downvote

Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Loading…

0

Tipos de Sangre

Adioses