Uno de los psicólogos más importantes de la corriente “positiva” nació en Hungría, desarrolló su carrera en Estados Unidos, y su nombre es casi impronunciable en el idioma español: Mihaly Csikszentmihalyi.

Su principal aporte surgió de sus investigaciones sobre la felicidad. En 1990 publicó el libro “Fluir: La psicología de las experiencias óptimas”, donde estableció su tesis principal: en la vida cotidiana, el mayor momento de felicidad de las personas es cuando fluyen, cuando están totalmente absorbidas y concentradas en una actividad o situación presente.

Una manera rápida de acceder a sus ideas es escuchando la conferencia que Csikszentmihalyi brindó en octubre de 2008 en TED y que ha sido vista por más de 2 millones de personas. Se puede acceder cliqueando en este link (incluye la opción de subtítulos en español).

Transcribimos a continuación algunos pasajes de esa conferencia.

“Solo el 30 por ciento de la gente entrevistada en los Estados Unidos desde 1956 dice que su vida es muy feliz. Y esto no ha cambiado nada. Los ingresos personales, sobre una escala que se ha mantenido constante en relación a la inflación, se han duplicado, casi triplicado, en este período. Sin embargo encontrarás esencialmente los mismos resultados, a saber, que después de cierto punto el cual corresponde más o menos a unos pocos miles de dólares sobre el nivel mínimo de pobreza, el incremento en el bienestar material parece no tener efecto en cuán felices son las personas”. 

“En aquellos estudios de hace 40 años, empecé a mirar a personas creativas, primero a artistas y científicos y demás. Quería entender qué los hacía a ellos sentir que valía la pena utilizar sus vidas haciendo cosas de las cuales no esperaban ni fama ni fortuna, pero que les daba significado y valor a sus vidas”.

“Cuando estás realmente involucrado en este proceso completamente capturador de crear algo nuevo, como este hombre hace, él no tiene suficiente atención para monitorear cómo su cuerpo siente, o sus problemas de casa. Él no puede sentir siquiera si está hambriento o cansado. Su cuerpo desaparece, su identidad desaparece de su conciencia porque él no tiene suficiente atención, como ninguno de nosotros tiene, para realmente hacer bien algo que requiere de mucha concentración”.

“Desafortunadamente, muchas de las experiencias de las personas están en la apatía. El más grande contribuidor para esta experiencia es mirar televisión”. 

“Entonces, la pregunta que estamos tratando de colocar es como pongo más y más de mi vida diaria en el canal de la fluidez”. 

 

Artículos relacionados:

La salud de optimistas y los pesimistas 

Una hora de juego

 

Imagen: Mihaly Csikszentmihalyi en TED. 

Únete a nuestra lista

Suscríbete para recibir más contenido Anti-Pálidas a tu Inbox (No te preocupes, no enviamos muchos e-mails, y siempre te puedes borrar.)

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

Leave a Reply

Send this to a friend