in , , ,

Gandhi: “La verdad jamás daña a una causa que es justa”.

El 30 de enero se cumple un nuevo año del asesinato de Mahatma Gandhi (2/10/1869, Porbandar, India; 30/1/1948, Nueva Delhi).

Como recuerdo de su mensaje de paz y de superación personal, compartimos con los lectores del blog de No + Pálidas, algunos de los mensajes que dejó para la humanidad. 

“La verdad jamás daña a una causa que es justa”.

“La violencia es el miedo a los ideales de los demás”.

“Ojo por ojo y todo el mundo acabará ciego”.

“Nadie puede hacer el bien en un espacio de su vida, mientras hace daño en otro. La vida es un todo indivisible”.

“No hay camino para la paz, la paz es el camino”.

“Lo más atroz de las cosas malas de la gente mala es el silencio de la gente buena”.

“Puesto que yo soy imperfecto y necesito la tolerancia y la bondad de los demás, también he de tolerar los defectos del mundo hasta que pueda encontrar el secreto que me permita ponerles remedio”.

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa”.

“Vive como si fueras a morir mañana. Aprende como si fueras a vivir siempre”.

“Casi todo lo que realice será insignificante, pero es muy importante que lo haga”.

“Dicen que soy héroe, yo soy débil, tímido, casi insignificante. Si siendo como soy hice lo que hice, imagínense lo que pueden hacer todos ustedes juntos”.

“Si quieres cambiar al mundo, cámbiate a ti mismo”.

 

Artículos relacionados:

Diez frases sobre mejora continua

Nelson Mandela: amo de su destino, capitán de su alma. 

 

No te pierdas lo mejor de No Más Pálidas

Suscríbete para recibir más contenido Anti-Pálidas a tu inbox.

Thank you for subscribing.

Something went wrong.

What do you think?

17 points
Upvote Downvote

Comments

Leave a Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Loading…

0

20 hábitos para el éxito

Jack Welch: los deportes y los negocios son el mismo juego