in ,

La otra ética en los deportes

En el año 2003 se jugaba un partido de rugby entre las selecciones de Nueva Zelanda (All Blacks) y de Gales (Red Dragons). En un momento del juego, el capitán de Red Dragons, Colin Charvis, recibió un tackle muy duro de parte de Jerry Collins. El balón quedó cerca de Tana Umaga, de All Blacks, pero este vio que Charvis, jugador rival, no estaba bien. Se desentendió del balón y se acercó a asistirlo. Charvis se estaba asfixiando. Umaga le quitó el protector bucal, lo colocó en posición de asistencia y evitó que se ahogara. 

En tiempos donde se hace cualquier cosa con tal de ganar un partido, la actitud de Umaga, de priorizar la salud física de un rival por encima de un resultado deportivo, no es algo común, y ha sido destacado y recordado desde hace ya casi 12 años.

Umaga hoy tiene 42 años y está retirado del rugby. Fue capitán de los All Blacks en 2004 y 2005. A pesar de que su gesto humano ocurrió en un partido de rugby, sin relación con los Juegos Olímpicos, el Comité Olímpico Internacional lo premió con la Medalla Pierre de Coubertin, que se entrega a aquellos “deportistas que hayan mostrado espíritu olímpico y deportividad durante la celebración de unos Juegos Olímpicos”. 

En este link se puede ver el momento en que Umaga atiende a Jarvis. 

 

Artículos relacionados:

El éxito no es a cualquier precio

De qué hablamos cuando hablamos de éxito

 

Imagen: Umaga (camiseta negra) brindándole asistencia a Jarvis (roja). Foto de rugbydump.com

No te pierdas lo mejor de No Más Pálidas

Suscríbete para recibir más contenido Anti-Pálidas a tu inbox.

Thank you for subscribing.

Something went wrong.

What do you think?

17 points
Upvote Downvote

Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Loading…

0

Cinco maneras de hacer añicos tus sueños

Nunca es tarde…