in , ,

Pescado Fresco

Pescado Fresco - No Mas Palidas

Hay una historia, que ha circulado en varios foros de Internet, y que me gusta mucho porque sirve para reflexionar sobre la actitud de mejora continua. Dice así.

A los japoneses siempre le ha gustado el pescado fresco. Pero desde hace décadas las costas de Japón no tienen suficientes peces.

Para alimentar a la población comenzaron a fabricarse barcos más grandes, que navegaban más lejos. Pero como los pescadores se alejaban más también demoraban más en traer el pescado, que no llegaba fresco y su sabor no satisfacía a los japoneses.

Las compañías pesqueras resolvieron el problema instalando sistemas de congelación en los barcos. Almacenaban la pesca en los congeladores. Los consumidores percibieron la diferencia. El pescado congelado gustaba menos y se vendía a un precio menor.

Las compañías decidieron instalar tanques en los barcos. Ahora podían soltar los peces en los tanques y mantenerlos vivos hasta llegar a la costa.

Pero una vez en los tanques, con el pasar del tiempo los peces dejaban de moverse. Estaban vivos, pero apáticos y cansados. Los consumidores japoneses también notaron la diferencia del sabor de los peces que dejan de moverse por días, y pierden el sabor fresco…

¿Cómo resolvieron el problema las compañías pesqueras japonesas? ¿Cómo consiguieron traer pescado con sabor fresco?

Si las compañías japonesas te pidieran asesoría, ¿qué les recomendarías?

La solución que encontraron esconde una gran enseñanza.

Las compañías pesqueras siguieron poniendo los peces en los tanques de los barcos, pero no solos: le agregaron un tiburón pequeño. El tiburón se comía algunos peces, pero la gran mayoría, al sentirse amenazados, se mantuvieron en movimiento. Los que llegaban, estaban muy vivaces, porque habían nadado durante todo el viaje para evitar que el tiburón se los comiera.

Lo mismo ocurre con las personas. Cuando una persona alcanza sus metas empieza a perder la pasión. Siente que no necesita esforzarse tanto. Cuando eso ocurre, se corre el riesgo de distenderse y perder vitalidad. En la década de 1950 L. Ron Hubbard dijo: “Las personas prosperan más cuando hay desafíos en su medio ambiente”.

Cuando alcances tus metas, no te quedes quieto, durmiendo la siesta del éxito. En “No + Pálidas” escribí: “Los que confían en sí mismos saben que el éxito es un viaje y que lo logrado es sólo parte del camino. Para ellos, confianza quiere decir que uno siente que puede mejorar, que se puede superar y que puede lograr nuevas metas”.

Siempre tenemos que plantearnos desafíos, proponernos nuevas metas. Es la mejor manera de mantenernos vivos y fuertes. No sólo para que no nos coman los tiburones, sino también para superarnos cada día como individuos.

No te pierdas lo mejor de No Más Pálidas

Suscríbete para recibir más contenido Anti-Pálidas a tu inbox.

Thank you for subscribing.

Something went wrong.

What do you think?

Comments

Leave a Reply

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

    Loading…

    0

    Los Buenos Líderes

    ¿No habrá una mejor manera de hacer esto?