in

Sueño de Vida

Sueño de Vida | Ver Otras Historias 

(Seudónimo: Aliver)

 

El cantor se encontraba transitando la vida por un sendero sinuoso e intrincado, inmerso en un mundo interior pequeño e insignificante, tal como lo era su pueblo natal. Pero en ese sueño de juventud se encontraba ahora lleno de potencialidades y estaba decidido a tomar acción de una vez por todas.

Con su guitarra a cuestas, en ese horizonte que le marcaba su sueño se recortaba la silueta de la gran ciudad y dejó que sus pies lo conduzcan hacia ella. Lo que aspiraba y quería conseguir y para lo cual estudiaba, estaban esperando el tiempo de consolidarse y echar raíces en esa ciudad. Ya no tenía más pretextos y debía continuar por ese camino para lograr conseguir triunfar en su vida de cantor.

En esa senda sinuosa que lo llevaba a la ciudad, agudizó la mirada para distinguirla bien, en un entorno accidentado, rodeado de bosques, cursos de agua y montañas. En ese sueño la ciudad lo atraía como un imán y le señalaba que ese era realmente el camino, en cada hecho, circunstancia y momento.

Se había dado cuenta que en ella podría mostrar todo su arte y allí confluía el destino de su sueño, con sus metas, objetivos y ambiciones artísticas; que seguramente estarían luego rodeados de placeres y dolores, así como de alegrías y fracasos.

En ese andar, ya desde el principio fue encontrado algunas dificultades dado que el camino se le hizo pedregoso y cuesta arriba, lo que lo fatigó un poco; pero no le importaba y debía seguir, porque el destino final de ese sueño era llegar a la meta para concretar sus ansias de triunfo. Luego, más adelante, cuando atravesaba un bosque escuchó a lo lejos un murmullo de movimiento de agua y al acercarse, observó que era un turbulento cauce que le impedía el paso.

Su alma comenzó a tener temor y dudar. Era evidente que su objetivo no podría conseguirse fácilmente y su sueño no se cumplía como si fuera una simple ley natural que lo dictaminara. Sin embargo, ya no tenía excusas y debía mantener en su interior esa firme voluntad de triunfar, alimentando a sus deseos que deberían por todos los medios posibles abrirse paso.

Entonces, decidió atravesarlo saltando y haciendo equilibrio con su guitarra, apoyándose sobre unas pequeñas rocas fijadas en el fondo, y así, trastabillando, consiguió pasar entre el torbellino de agua. Había salvado ese obstáculo y luego de reponerse siguió caminado. Unos metros más adelante, apareció otro cauce de agua en el bosque y también lo sorteó, para seguir avanzando por el sendero que ahora parecía más despejado.

Pero su lucha no iba a terminar allí, porque de pronto, luego de atravesar el bosque, se interpuso una gigantesca muralla rocosa que detuvo nuevamente su camino y le impedía llegar a la ciudad en que se hallaban sus ambiciones artísticas.

Buscó la manera de esquivarla, pero no había caso, dado que era tan ancha que se perdía en el horizonte y tan alta y empinada que era imposible escalarla. Pero aún no se había dado por vencido y debía buscar la manera de atravesarla, porque su objetivo ya estaba cercano y por ningún motivo debía dejar que esa muralla impidiera su paso.

Finalmente, luego de una paciente búsqueda encontró un túnel oscuro y profundo que estaba oculto tras unas plantaciones. Si bien era un largo pasadizo lúgubre y húmedo, estaba apenas iluminado por un reflejo que provenía del final del mismo y eso le dio esperanzas de que pudiera atravesar la muralla. Se dijo que si había llegado hasta ahí, debía continuar y se introdujo como pudo, caminando lentamente dentro de él.

Pero a medida que se aproximaba al otro extremo, el túnel se fue haciendo más bajo y estrecho, hasta que finalmente le resultó imposible desplazarse caminando. La incertidumbre y la claustrofobia habían comenzado a invadirlo de a poco, pero decidió seguir avanzando, apoyado sobre sus rodillas y manos con la guitarra amarrada en su espalda, en medio de una oscuridad que sólo alteraba esa pequeña claridad al final del trayecto.

A medida que se desplazaba, sus manos se sumergían en una especie de barro gelatinoso, pegajoso y desagradable, mientras sus rodillas resbalaban haciéndole difícil avanzar. El aire se volvía irrespirable y su hediondez lo estaba matando. Quería concretar ese sueño, pero ello lo estaba obligando a realizar un gran sacrificio en medio de esa realidad adversa y se sentía bastante abatido.

Miró hacia el extremo final del túnel y se reanimó al ver que la pequeña luz estaba más cerca. Siguió deslizándose laboriosamente y si bien la claridad se aproximaba hacia él, cada movimiento le originaba un gran esfuerzo y tenía un enorme cansancio. Pero ya no se quejaba y una firme voluntad lo animaba. Hasta que cuando llegó al final del túnel, divisó sorprendido la silueta de una pequeña puerta que formaba una brillante figura geométrica, hábilmente dibujada por la luz que provenía del otro lado y se filtraba a través de los finos intersticios del marco.

Se incorporó como pudo y su mano vacilante tomó el picaporte y tiró de él. Una luz intensa lo cegó por completo y después de unos segundos cuando volvió a abrir los ojos, quedó atónito, parpadeando con dificultad ante el espectáculo que tenía ante sí. Había atravesado la muralla y allí estaba nuevamente el sendero de su sueño que se dirigía hacia la ciudad, el que finalmente lo condujo a su destino final.

Ese sueño fue una premonición y una enseñanza para lograr concretar sus ambiciones y deseos. En su vida fue encontrando obstáculos mientras crecía, desarrollaba su técnica artística y evolucionaba; los que inexorablemente tuvo que sortearlos con dificultad poco a poco, pero con una actitud positiva, sin quejas, disculpas o pálidas. Hoy el éxito y la fama lo acompañan por todo el mundo en su triunfante profesión de cantor.

 

No te pierdas lo mejor de No Más Pálidas

Suscríbete para recibir más contenido Anti-Pálidas a tu inbox.

Thank you for subscribing.

Something went wrong.

What do you think?

17 points
Upvote Downvote

Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Loading…

0

La Anciana

Nos miramos y lo decidimos ahí mismo