in , ,

Yo elegí a Phineas y Ferb

Por Fernanda Fontes

Ser mamá de Guillermina y Gastón me obligó a reconectarme con el mundo de los dibujos animados o, dicho de una forma más actualizada, con el mundo de los “cartoons”.

Me he quedado muchas veces atónita al ver lo cargado de significados que vienen algunos dibujos, los mensajes subliminales y no tan subliminales que reciben nuestros hijos, los diseños gráficos de criaturas que me hacen preguntar: ¿Bajo el efecto de cuál alucinógeno estaba el dibujante cuando lo creo?

Ante la exaltación por demás exagerada de los atributos físicos, sobre todo de los femeninos, me pregunto: ¿No existe alguien que controle el contenido de lo que llega a nuestros niños? Ellos son los futuros protagonistas de este mundo. ¿Es que no existe ningún filtro?

Aclaro que no pido “censura” pero ¡¡¡sí!!! un criterio formativo pedagógico que acerque algún contenido que le aporte a los niños y no que los “contamine”.

Cuando veo lo violentos que son algunos dibujos animados, lo escaso de valores que son otros, otros que rayan en la apología de temas no tan sanos pero reales, como el “bulling”… me quedo muy preocupada.

 

Lazytown

Pero nobleza obliga, reconozco que, como todo en la vida, “los caramelos vienen surtidos” y admito que también hay de los buenos, de los que ¡¡¡sí!!! aportan, de los que construyen, de los que instruyen, incentivan, estimulan y enriquecen.

Quiero citar entonces algún ejemplo para justificar mi comentario.

Como Profesora de Educación Física que soy, celebro la idea de Magnus Schewing quien creo la serie y encarna el personaje de Sportacus, personaje que llega a “Lazytown” y moviliza a los pobladores para que abandonen el sedentarismo, la apatía y los malos hábitos de alimentación, y les propone actividades físicas y cambios en la dieta, contribuyendo así a que los niños incluyan desde pequeños las frutas, las verduras, y los cereales como los “dulces sanos” que tantos beneficios traen.

Dicen que cuando comenzó a transmitirse este programa infantil, originariamente de Islandia, aumentó el consumo de frutas y verduras en los niños de ese país y hasta provocó el cambio en las “meriendas escolares”.

Definitivamente es un claro ejemplo de cómo se puede gravitar e influir positivamente a través de un aparente inocente programa de televisión.

 

Phineas y Ferb

En estos días de calores extremos, debiendo retener a Guillermina y Gastón dentro de casa, alquilamos una película de “Phineas y Ferb ” y comprobé que no he perdido la capacidad de asombro.

Fue muy grata la sorpresa que me llevé con estos dibujitos, nuevos para nosotros, porque recién los estamos descubriendo, pero ya intuyo que pasarán a ser de los elegidos.

Se trata de dos medios hermanos muy creativos, muy innovadores que aprovechan las salidas de su madre para dar rienda suelta a su imaginación. Crean los aparatos más excéntricos, más disparatados, pero que ¡¡¡sí!!! funcionan.

Hay que escuchar los diálogos entre ellos en los procesos creativos. No tienen desperdicio, porque además de “la data” que aportan a la hora de justificar el porqué y el cómo construir el desafío diario, resulta que los datos son reales, (y lo afirmo porque me tomé el trabajo de corroborarlos).

Lo genial fue ver y escuchar en un momento del proceso de fabricación del invento del día, en el que se produce una falla en una de las etapas y, para mi asombro y sorpresa, que Phineas dice:

“¡¡¡Oh , no!!! ¡¡No he sido un buen líder!! He fallado como jefe responsable. No supe conducir al equipo, deberé hacerme responsable del fracaso y buscar la solución del problema sino no seré creíble. Debemos llevar este proyecto adelante, porque ‘Si no somos nosotros: ¿quién? Si no es ahora: ¿cuándo?”.

¡¡¡Perdón!!!

¿¿¡¡Escuché bien!!??

Creo haber escuchado esto antes.

¿Será que con la globalización, esto del e-book, Amazon, etc, No +Pálidas llegó a oídos de los guionistas y creativos encargados de este cartoon?

¿O Baliño fue consultado a la hora de crear los diálogos?… jeje.
No importa que fue lo que pasó, lo importante y destacable son los contenidos de este “cartoon”.

Por supuesto “Phineas y Ferb” está en la lista de los habilitados para ver.

Además este dibujo tiene otro personaje, el de la hermana mayor de Phineas, Candance,  que es la auténtica pálidaesférica, siempre negativa, siempre buscando que los proyectos no le salgan a sus hermanos e intentando a diario boicotearlos y “mandarlos al frente” con su mamá.

Pero hasta en eso la ficción se parece a la realidad, porque a ella nunca le salen las maldades y sus hermanos siempre salen bien parados. Se lo merecen por que son creativos, innovadores , emprendedores e invierten su tiempo de forma productiva.
Mi conclusión es que no todo está perdido. Sólo nos resta hacer un buen uso del “zapping” y ser nosotros quiénes elegimos qué clase de contenido queremos que llegue a la cabeza de nuestros hijos, ser nosotros quiénes seleccionamos el “software” que queremos que se instale en el “chip mental” de nuestros niños.

¡¡Yo ya elegí!!

¡¡Ya sé qué quiero para Guillermina y Gastón!!

 

 

Imagen: Fondo de pantalla del programa Phineas y Ferb para descargar en www.disney.es

ES_xd_1024x768_shw_phf_wall2

No te pierdas lo mejor de No Más Pálidas

Suscríbete para recibir más contenido Anti-Pálidas a tu inbox.

Thank you for subscribing.

Something went wrong.

What do you think?

17 points
Upvote Downvote

Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Loading…

0

El éxito no es a cualquier precio

Leo Wolmer: la resiliencia es enfrentar un evento adverso y además cambiarlo