En nuestro país hay muchos maestros que llevan esas ganas de enseñar en el alma. Es su pasión y lo que les da la razón de vivir. Lo hacen en el salón de clase, lejos de los medios de comunicación, de las cámaras, de los micrófonos. Pese a todas las dificultades, contratiempos e inhibidores, luchan con todas sus fuerzas y ponen toda su creatividad ‘en la cancha’ para hacer eso que es tan importante en la sociedad: formar a las nuevas generaciones. Hay otros que no tienen esa “pasta”.

Leonardo Pazos me hizo llegar el texto que comparto más abajo de Enrique Mariscal. Nos permite diferenciar entre unos y otros.

“El Supervisor visitó una escuela primaria. En su recorrida observó algo que le llamó la atención: una maestra estaba atrincherada detrás de su escritorio, los alumnos hacían un gran desorden; el cuadro era caótico.

Decidió presentarse: ‘Permiso, soy el Supervisor… ¿Algún problema?’, preguntó.

‘Estoy abrumada señor, no sé qué hacer con estos chicos…

No tengo láminas, no tengo libros, el ministerio no me manda material didáctico, no tengo recursos electrónicos, no tengo nada nuevo que mostrarles ni qué decirles…’

El inspector que era un ‘Docente de Alma’, vio un corcho en el desordenado escritorio, lo tomó y con aplomo se dirigió a los chicos:

¿Qué es esto? ‘Un corcho señor’….gritaron los alumnos sorprendidos.

‘Bien, ¿De dónde sale el corcho?’.

‘De la botella señor. Lo coloca una máquina…’, ‘del alcornoque… de un árbol’… ‘de la madera…’, respondían animosos los niños.

‘¿Y qué se puede hacer con madera?’, continuó entusiasta el docente.

‘Sillas…’, ‘una mesa…’, ‘un barco!’. Bien, tenemos un barco.

¿Quién lo dibuja? ¿Quién hace un mapa en el pizarrón y coloca el puerto más cercano para nuestro barquito?

Escriban a qué provincia argentina pertenece.

¿Y cuáles el otro puerto más cercano?

¿A qué país corresponde? ¿Qué poeta conocen que nació allí? ¿Qué produce esta región?

¿Alguien recuerda una canción de este lugar?

Y comenzó una tarea de geografía, de historia, de música, economía, literatura, religión, etc.

 

La maestra quedó impresionada. Al terminar la clase le dijo conmovida: ’Señor nunca olvidaré lo que me enseñó hoy. Muchas Gracias’.

 

Pasó el tiempo. El inspector volvió a la escuela y buscó a la maestra. Estaba acurrucada atrás de su escritorio, los alumnos otra vez en total desorden…

‘Señorita… ¿Qué pasó? ¿No se acuerda de mí?’

‘Sí señor ¡Cómo olvidarme!

Qué suerte que regresó. No encuentro el corcho.

¿Dónde lo dejó?”.

 

Enrique Mariscal

 

Cuando el maestro no tiene vocación o alma de maestro, nunca encuentra el corcho!!!

 

Comenta con Facebook

Únete a nuestra lista

Suscríbete para recibir más contenido Anti-Pálidas a tu Inbox (No te preocupes, no enviamos muchos e-mails, y siempre te puedes borrar.)

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

Join the discussion One Comment

Deja una respuesta

Alma de Maestro

Send this to a friend