Stephen Hawking – Inteligencia y Voluntad


Siempre que doy una conferencia sobre Actitudes y Éxito, hago mención a los dos elementos que distinguen a los seres humanos: inteligencia y voluntad. Y explico que mucha gente piensa, erróneamente, que solo quienes tienen una inteligencia superior son los que alcanzan el éxito”.

Relacionado: Ed Whitlock – No Hay Quién lo Pare

La realidad es otra; hay muchas personas muy inteligentes que no han logrado nada, de hecho, que no han contribuido con casi nada a la humanidad. Sin embargo, quienes sí lo han hecho son personas que tienen una voluntad inquebrantable. Esos son los que hacen los descubrimientos y mueven el mundo.

El caso de Hawking nos puede ayudar a reflexionar aún más sobre estos conceptos. Más allá de todas sus capacidades intelectuales, sin lugar a duda un don maravilloso que lo distinguió significativamente de los demás, Hawking fue un ejemplo de voluntad inquebrantable frente a la terrible enfermedad que se le diagnosticó desde los 20 años.

Sus limitaciones físicas fueron incrementándose con el tiempo y fueron cada vez mas duras. Una parálisis que comenzó en sus extremidades y se fue extendiendo a todo el cuerpo y posteriormente una neumonía que terminó en una traqueotomía con lo cual perdió el habla y solo podía comunicarse a través de un sintetizador.

Esa voluntad, esa capacidad de resiliencia que no reconoce la adversidad sino el desafío y lo encara para pasarle por arriba”, le permitió seguir dando conferencias, escribiendo y ayudándonos a todos a entender un poco más temas que solo están reservados a los científicos. Su pasión por divulgar la ciencia a todos los públicos fue fenomenal. Es increíble que alguien con esas dificultades de comunicación impuestas por su terrible enfermedad dedicara tanta energía a la comunicación y lograra hacerlo con tanto éxito.

Como alguna vez dijo Einstein:

“Hay una fuerza motriz mas poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad” Haga clic para Tweet

Post relacionado: Albert Einstein: La Fuerza Más Grande del Universo es el Amor

Por eso, más allá de su impresionante inteligencia, Hawking fue un ejemplo de voluntad.

Comenta con Facebook

Únete a nuestra lista

Suscríbete para recibir más contenido Anti-Pálidas a tu Inbox (No te preocupes, no enviamos muchos e-mails, y siempre te puedes borrar.)

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

Deja una respuesta

Stephen Hawking - Inteligencia y Voluntad

Send this to a friend