in ,

MotivanteMotivante

Tu actitud depende solo de ti

Ante una acción, el ser humano es el único animal sobre la tierra que tiene el poder de decidir qué hacer, es decir, generar una reacción premeditada. Frente a un desafío, algunas personas toman los hechos como un problema. Otros ven allí la oportunidad para seguir creciendo mediante la resolución de esta situación. Si bien la sociedad nos pone puntos de partida diferentes, ya sea en términos económicos o sociales, la actitud siempre depende de uno mismo. 

No importa qué tan instruido seas, tu actitud es una decisión que tú tomás constantemente. Hay cuatro actitudes fundamentales para lograr el éxito, tanto personal como en tu organización. 

Actitud positiva

Primero que nada, la actitud positiva. Tenés que creer que se sí puede, ya que de lo contrario vas a terminar sin hacer nada al respecto. Los positivos están convencidos de que se puede, por ende, luchan y toman acciones que lo van a llevar a lograr sus objetivos. Por el contrario, el que está convencido de que no puede, no hace nada, lo cual irremediablemente lo lleva a que el resultado no se logre. Como decía Henry Ford: “tanto si usted cree que puede, como si usted cree que no puede, seguramente tenga razón”. La palabra clave aquí es “convicción”.

Actitud de equipo

En segundo lugar, la actitud de equipo. Ninguno de nosotros triunfa solo. Todos somos productos, de alguna manera, de con quién nos asociamos. Actitud de equipo quiere decir estar dispuesto a hacer el sacrificio necesario para que el equipo gane. Hay que preguntarse constantemente: ¿qué hay que hacer para que el equipo gane? Darse cuenta de que uno no es la estrella. Los buenos jugadores son los que hacen mejores a los otros. 

Actitud de mejora continua

En siguiente lugar se encuentra la actitud de mejora continua. No nos podemos quedar quietos, nunca. El conformismo es el primer paso hacia la mediocridad. Y esta mejora continua es aún más importante en un mundo que se encuentra en constante cambio. Nuestra protección, frente al reemplazo de los puestos de trabajo por los robots, es hacer cosas más difíciles. ¡Tenemos que abrazar lo difícil! Erradicar el síndrome EMD (Es muy dificil).  Si algo es efectivamente complicado, hay que ponerse contento, estamos por el camino correcto. Ya que, si tu tarea es sencilla, es muy probable que seas reemplazado en poco tiempo. 

Actitud de responsabilidad

En último lugar (no por último menos importante), tenemos la actitud de responsabilidad. Comprometerse con el resultado y por ello, hacerse cargo. Si hacés las cosas bien, pues a disfrutar de los resultados. Sin embargo, si salieron mal, no le eches la culpa a otros, reconocé tu responsabilidad, aprendé y hacete cargo de las consecuencias. Porque uno puede cometer errores, pero no es un fracaso hasta que no el empieza a echar la culpa de esos errores a otros. 

Muchas veces siento que hay problemas, en particular respecto a la primera y última actitud. Falta positividad en los equipos, personas que se quejan constantemente, se traba a ellos mismos por falta de actitud positiva. En adición, la gente no está dando la cara por los resultados, ponen excusas y justifican que no logran resultados por culpa de otros, lo cual denota poca actitud de responsabilidad. Hay que hacerse cargo de los resultados. 

Cuando todas estas actitudes están presentes, el resultado es muy poderoso. La actitud positiva te da el futuro, la actitud de equipo te da la fuerza, la actitud de mejora continua te da la transformación y la evolución, y la actitud de responsabilidad te da los resultados deseados. Y todo esto depende solo de una persona, de ti.


Próximos eventos:

No te pierdas lo mejor de No Más Pálidas

Suscríbete para recibir más contenido Anti-Pálidas a tu inbox.

Thank you for subscribing.

Something went wrong.

What do you think?

20 points
Upvote Downvote

Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Loading…

0

El Desgano (Julio César Castro, Juceca)

Instantes