Creo que nos hemos acostumbrado a escuchar cada vez más excusas de porqué las cosas no ocurren.

Desde el caos de la educación, la falta de higiene en la ciudad, las personas viviendo en las calles, los consabidos problemas de seguridad, ahora los motines en las cárceles, etc. Uno prende la televisión y escucha a algún jerarca dando un sinnúmero de explicaciones. En realidad, lo único que nos interesa es la respuesta a la pregunta: “qué vas a hacer al respecto?”. Pero estamos tan acostumbrados a escuchar explicaciones que estamos casi anestesiados y resignados a que nos den las mil y una excusas. Mientras tanto los problemas siguen allí y se agravan.    

Hace varias décadas Peter Drucker, describió este fenómeno de incapacidad de resolución de temas en Latinoamérica, diciendo: “creemos que gran parte de la incapacidad de Latinoamérica para crear progreso económico y social se debe a un déficit de habilidades gerenciales en la empresa, la política y la sociedad”.

Según Drucker esta no es una región sub-desarrollada, es sub-administrada.

Drucker fue un fenómeno y ciertamente daba en el clavo con sus afirmaciones. Hoy lo vemos todos los días. 

Comments