in , ,

Una historia pequeña

 

Por Rafael Rubio

En los últimos meses se ha hablado mucho del Liceo Jubilar y de los enormes logros que ha obtenido. Lo que les voy a contar ahora es una pequeña historia que viví en persona, dentro del liceo.

Estaba dictando un taller de innovación y creatividad a un grupo de estudiantes. En un momento, mientras ellos realizaban las tareas que les había indicado, aproveché para salir un momento de clase e ir al baño.

Cuando estaba regresando a mi salón, saiió del contiguo un niño más pequeño que mis alumnos. Llevaba una escoba en una mano y una pala de basura cargada con polvo y papeles en la otra…

Al encontrarnos frente a frente, ¡¡cuál habrá sido la cara que puse, que el niño se me acercó y me dio un beso!!

Ingresé a mi salón y continué con el taller. Cuando llegó a su fin, todos los alumnos vinieron a saludarme y se fueron retirando, menos un grupo que corrió las sillas, trajo una escoba y una pala y comenzó a limpiar la sala.

Es una historia mínima, pero que dice mucho  sobre la importancia que el Liceo Jubliar tiene para esos niños. 

 

Foto: En el patio del Liceo Jubilar (2012, www.liceojubilar.edu.uy)

Screen Shot 2013-07-24 at 12.26.26 PM copy

Artículos relacionados:

Fundación Logros

La creación del futuro deseado

 

 

 

 

 

No te pierdas lo mejor de No Más Pálidas

Suscríbete para recibir más contenido Anti-Pálidas a tu inbox.

Thank you for subscribing.

Something went wrong.

What do you think?

17 points
Upvote Downvote

Comments

Leave a Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Loading…

0

La escuela de la nube

Sin excusas para no aprender