in , ,

Mis hijos y lo que espero de la educación

Por Fernanda Fontes

 

Luego de leer una frase escrita en el muro de una escuela que decía:

“Acá capacitamos a su hijo, él debe venir educado de su casa”

                                                                        Más….

Leer un chiste en Facebook que mostraba a un padre leyendo el diario, su hijo que llegaba de la escuela y que le preguntaba: Papá en tu época no había Encarta, Wikipedía, Google… ¿cómo hacían?

“¡¡¡Estudiábamos!!! …nene … ¡¡¡Estudiábamos!!!”

                                                                        Más….

La pregunta que nos hicieron en la reunión de padres del colegio de Guillermina y Gastón:

¿Qué expectativas teníamos como padres para la educación de nuestros hijos para éste 2014?

Me obligó a rever mi opinión sobre la educación, replantearme qué quiero para mis hijos y moderar mis expectativas.

Adhiero en un 100% a la frase del muro en la escuela.

Soy una convencida de que los niños “Son lo que ven”.

Que en la escuela se capacita y se reafirman valores que deberían recibir en la casa.

Así que eso me obliga a diario a dar ejemplos prácticos de lo que le pretendo inculcar “teóricamente” a mis hijos.

En la era Google ya no hay pretexto para ser analfabeto. Haciendo un correcto e inteligente uso de la web tenemos toda la información a nuestro alcance.

Entonces, cuando tuve que responder a la pregunta que nos hacía el plantel docente, respondí lo mismo que el año pasado:

“Que dormiría tranquila aunque mis hijos no aprendan el 100% del programa”

“Que me sentiría libre de preocupaciones a pesar de que académicamente no reciban toda la instrucción”

“Que no me iba a modificar mucho si pronunciaban bien o mal el inglés “

Pero que ¡¡ SI !! iba  a estar pendiente de que ellos, como docentes, y el colegio, como institución formadora, me dieran una mano inculcándoles valores, que me ayudaran a continuar con lo que yo me preocupo a diario de enseñar en casa.

En tiempos como los actuales, donde la crisis de valores es alarmante, que por momentos es casi una apología de falta de valores, es necesario “poner el freno” para que esto no siga desvirtuándose.

Por eso….

Tengo claro qué clase de educación quiero que reciban mis hijos para que sean buenas personas.

Y entiendo que depende principalmente de mí y no sólo de la institución educativa.

Quiero que mis hijos se acostumbren a mirar para los costados, que valoren las posibilidades que tienen, que sean agradecidos, solidarios, que desarrollen la empatía, que sean humildes.

Que entiendan que hay otras realidades y que ellos son privilegiados al recibir la educación bilingüe que les da el colegio.

Pero no termina ahí mi desvelo, porque escuchando a los demás padres confesar sus expectativas, entendí que debo de encargarme yo de educar a mis hijos para que sean personas ¡emocionalmente inteligentes!

Y para que lo logren debemos como padres hacer que ellos se conecten con sus emociones, que se conozcan, que encuentren su talento, que persigan sus sueños, que se capaciten en lo que descubran que les apasiona….sólo así serán felices.

Que no vivan para contentar a los demás, que su obligación y su derecho es “ser felices”, y en esto estábamos todos de acuerdo.

Si no se conocen a sí mismos y si no escuchan lo que intuitivamente e instintivamente les dicta el corazón…no lo lograrán.

Por eso, en esta sociedad tan competitiva, tan exigente, solo tendrán chances de ser felices y de tener éxito en lo que se propongan….los que cumplan con las tres condiciones que Baliño nos recuerda en libro: desarrollar sus capacidades, hacer foco en lo que quieren lograr y hacerlo con pasión.

Creo que hay que volver a instalar los valores como pilar de todo el sistema humano (persona…país) y apostar más a desarrollar la inteligencia emocional.

Con mis hijos…estoy en eso. 

 Artículos relacionados:

Las marmolejo

Una historia pequeña

 

Imagen: Comienzo de clases 2014 (Consejo de Educación Inicial y Primaria, www.ceip.edu.uy/)

No te pierdas lo mejor de No Más Pálidas

Suscríbete para recibir más contenido Anti-Pálidas a tu inbox.

Thank you for subscribing.

Something went wrong.

What do you think?

Comments

Leave a Reply

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

    Loading…

    0

    Un aporte al debate sobre la educación

    Las escuelas matan la creatividad