Por Enrique Baliño

A finales del 2012 fui invitado a cerrar la cena de gala de la Fundación ReachingU, y en esa ocasión hablé sobre la situación de la educación en Uruguay y la falta de liderazgo.

Poco después me solicitaron una colaboración para la Revista de Negocios del IEEM y utilicé los apuntes para aquella charla para escribir un artículo.

Hace poco se conocieron los resultados de las pruebas PISA, y todos nos enteramos, con desazón, de una nueva caída en la calidad de la educación en Uruguay. Recordé que nunca había compartido con los lectores del blog del No + Pálidas los conceptos que expresé en ReachingU y en la revista de IEEM.

Por esa razón, voy a transcribir a continuación el artículo. Es posible que encuentren algunas ideas que ya expresé anteriormente en otros posts, o quizás algún dato desactualizado, pero en lo esencial sigo teniendo la mismo visión sobre la educación en Uruguay.

 

Educación: un milagro en nuestras narices… que reclama liderazgo

A fines de noviembre de 2012 fui invitado por la Fundación ReachingU ReachingU (www.ReachingU.org) a dar una charla en su cena de gala. Ese mismo día en todas las ciudades donde ReachingU tiene actividad (Miami, New York, Washington, Madrid, Montevideo), se realizaba la cena cuyo objetivo es recaudar fondos para la Fundación. ReachingU tiene más de una década de existencia y consigue donaciones para financiar distintos proyectos de ayuda a la comunidad. Sin embargo, a partir de 2013, ha hecho un cambio de estrategia y ha puesto todos sus esfuerzos en un solo tema: la educación.

¿Y por qué ReachingU ReachingU ha hecho esto? Alejandro Rodríguez, director ejecutivo de la Fundación en Uruguay, en forma impactante mostró durante la cena el estado actual de la educación en nuestro país, una situación de la que muchos uruguayos o aún no se han dado cuenta o, quizás, no lo puedan creer.

La tragedia

En sus últimas dos columnas del semanario Búsqueda (“El dulce sueño de los uruguayos” y “Anomia Naciente”) Claudio Paolillo cita lo presentado por Alberto Nagle, Ph.D. en Ciencias de la Educación (Universidad de Gotemburgo, Suecia), durante el «III Seminario Estrategias de Desarrollo» organizado por el Departamento de Economía de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de la República, 20 y 21 de junio de 2012.

Lo que describe Nagle es un drama terrible de nuestra sociedad. Algunos indicadores para ilustrar :

 

2004

2010

%

Cantidad de Ingresos al liceo

37.403

41.242

+10%

Repetidores (Todo el país)

28,20%

35,20%

+25%

Repetidores  (Interior)

22,01%

29,02%

+32%

Repetidores  (Montevideo)

36,00%

45,00%

+25%

Ausentismo Docente

400.000 horas

600.000

horas (2008)

+50%

Cantidad de alumnos en escuelas públicas

310.066

278.669

-10%

 

Las consecuencias de estos números (y otras consideraciones como el ausentismo y las escasas horas de clase por año por inasistencia de los docentes) nos sumergen entre los peores resultados educativos del mundo, cerca de muchos países de África. Paolillo cita a Nagle: “La no concurrencia a la escuela de forma regular erosiona las bases de la convivencia social amistosa y pacífica… la asistencia insuficiente y el abandono intermitente constituyen semillas de marginalidad social… La no resolución de los problemas del nivel medio de la educación nacional hipotecará las posibilidades de desarrollo estratégico del país, al tiempo que se profundizarán las situaciones de inequidad social que se vienen gestando en la última década… el fracaso académico a nivel del Ciclo Básico de la educación media constituye otra semilla para alimentar la nociva marginalidad social. Sectores cada vez más amplios de la población no respetan las tradicionales normas de convivencia entre los ciudadanos».

 

(Recomiendo con énfasis, la lectura completa de las dos columnas de Paolillo).

Así que Uruguay está 13o entre 16 países latinoamericanos (en tasa de finalización de secundaria: casi 2/3 de los jóvenes no culmina la educación secundaria) y muy por debajo del promedio de los países de la OCDE en comprensión lectora, ciencias y matemáticas.

Muchos recursos pocos resultados

En mi discurso en la cena de ReachingU decía: yo no nací en ese Uruguay. Yo no crecí en ese Uruguay.  Ese no es el Uruguay que quiero y estoy seguro que hablo por todos nosotros. Y lo peor es que seguimos en tendencia negativa.  Es insólito, además, que el deterioro se ve en una época de economía floreciente como pocas, tasas de empleo record, y con recursos asignados a la educación como nunca antes. Lo cual demuestra, una vez más, que los problemas no se resuelven “tirándoles plata”. Que no es solo un problema de recursos, sino de liderazgo (y de gestión).

Paolillo hace muy bien en mostrarnos nuestro propio horror. Hace muy bien en hacernos mirar al espejo y hace muy bien en reclamar a las autoridades encargarse del tema que, al final de cuentas, para eso están y son responsables directos de los resultados.

Y nosotros, los ciudadanos comunes y corrientes, ¿qué podemos hacer?

En primer lugar, ser conscientes de la situación y, a partir de ella, sumarnos al reclamo por resultados, mas aún, cuando estamos dedicando todos los recursos que fueron solicitados. Reclamar el liderazgo necesario en el poder ejecutivo para que se haga cargo de la transformación y cambie radicalmente los destinos de la educación. Es su deber, para eso es el Poder Ejecutivo.

 

Tenemos que expresar preocupación pero no simplemente quejarnos o entrar en el túnel del debate eterno con autoridades, gremios, etc. en una discusión, a juzgar por lo visto en los últimos años, bizantina e inútil, y peor, desgastante y desalentadora.

Pero, ¿alcanza con eso?

¿Qué podríamos hacer?

Una alternativa podría ser “ser optimistas” y esperar a que “se” arregle, a que alguien lo arregle. No sabemos quién ni cuándo, sobre todo porque nuestro presidente confesó públicamente que “no se puede hacer nada”. (Cosa muy difícil de digerir para quienes entendemos qué quiere decir ejecutivo). Por lo que podemos entender de sus dichos, ha decidido aceptar la mediocridad. Así que, esperar confiados a que esto “se” arregle, parece ser de ingenuos o de quienes prefieren ignorar la situación: no es mi problema; esa es tarea de otros.

En realidad, quizás esta sea la posición de gran parte de la población que, embriagados por la euforia desatada por la bonanza económica, o no es consciente de la situación o prefiere no verla sin darse cuenta del crecimiento descomunal de la marginalidad social y de esta anomia que señala Nagle y recalca Paolillo.

Si esta es la posición de algunos, recordémosles la necesidad del éxito colectivo para el éxito individual. En “No mas pálidas. Cuatro actitudes para el éxito” escribía:

“… No corre más aquello de “zafar” y tratar de salvarme yo a pesar de que a los demás les va mal () Se acabó la sociedad de los gambeteadores / dribleadores () Nuestro destino se encuentra unido al éxito o fracaso promedio de la sociedad en la que nos desarrollamos () El éxito individual está ligado al éxito promedio de la sociedad() Hay muchos que dicen “pero yo no le hago mal a nadie”. La frase “no le hagas a los demás lo que no quieras que te hagan a ti”, es el piso ético. La frase que deberíamos usar es: “Hazles a los demás lo que te encanta que te hagan a ti”. “

Debemos tomar conciencia de que muchas de las cosas no deseadas pasan no solo por la malicia de los malos o por la impericia de los no expertos, sino por la falta de coraje de los buenos.

Por lo tanto nos queda una alternativa que, sin dudas, es la mas difícil: hacer algo. Enfrentar la situación, y tomar acción: cambiar la realidad con la mira en restablecer el equilibrio perdido en este maravilloso país. 

En primer lugar, frente a un sistema educativo que no cumple ni las básicas, los padres tienen que redoblar sus esfuerzos para inculcar a sus hijos la actitud de responsabilidad. Difícil tarea si ya lo era, ahora lo es mucho mas. Pero no hay alternativa. En segundo lugar, enfrentar la situación fue la decisión de ReachinU y de otras Fundaciones en Uruguay (Fundación Logros, DESEM Jóvenes Emprendedores, Niños con Alas, etc.) que, en medio de esta debacle, se hacen cargo, es decir, lideran.

Necesitamos líderes positivos: aquellos que están convencidos de que las cosas se pueden hacer y, por eso, hacen todo el esfuerzo para lograrlas. Se comprometen a “emprender el viaje” sabiendo que el camino estará lleno de obstáculos.

Porque de otra forma, la decisión es transar con la mediocridad y, transar con la mediocridad es ser mediocre.

El milagro ya existe

En mi experiencia en cambio organizacional aplicando Indagación Apreciativa -IA (1), bajo el liderazgo de Julio Martínez Itté, he tenido la suerte de en esta ultima década ayudar a distintas organizaciones a transformarse en la visión mas positiva que tienen de sí mismas.

Con IA hemos aprendido que es mas efectivo cambiar buscando las desviaciones positivas, descubriendo sus causas raíz y amplificándolas que el diagnóstico de lo que funciona mal y tratar de corregirlo. En esta situación crítica de la educación, a pesar de tener todo el “sistema” en contra, muchos héroes logran milagros: desarrollar individuos plenos. Héroes como Marcos Arzuaga en Baltasar Brum, Artigas (http://www.fundacionlogros.org.uy/programas/desarrollo-local/), como Gustavo Toledo trabajando en el liceo de Piriápolis, Maldonado (http://www.desem.org.uy/src/home/index.php) o como Gonzalo Aemilius dirigiendo el Liceo Jubilar (http://liceojubilar.edu.uy).

Estas son pruebas sólidas de que el futuro deseado es posible. Y hay muchos héroes más. Tenemos que ayudarlos y amplificarlos. ¿Y si encontramos más héroes y los ayudamos a continuar desarrollando individuos plenos? Eso es lo que hacen en el anonimato muchas organizaciones del tercer sector, con recursos escasos y con una pasión que contagia, dos factores que son los opuestos al sistema actual. La tragedia ya parió al milagro. Apoyando activamente a estas organizaciones tenemos cada uno la posibilidad de hacernos cargo, de hacer que la transformación ocurra. De liderar.

 

 

(1) Indagación Apreciativa: Un Enfoque Positivo Para Construir Capacidad Cooperativa. Frank J. Barrett y Ronald E. Fry (Libro Editado en Español por Xn Publishing; Editor y Revisor Técnico: Julio Martínez Itté)

 

Artículos relacionados:

Enrique Baliño visitó el Liceo Jubilar

Sin excusas para no aprender

Las escuelas matan la creatividad

 

Imagen: Página de Facebook de ReachingU 

 reachingu

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Únete a nuestra lista

Suscríbete para recibir más contenido Anti-Pálidas a tu Inbox (No te preocupes, no enviamos muchos e-mails, y siempre te puedes borrar.)

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

One Comment

Leave a Reply

Un aporte al debate sobre la educación

Send this to a friend